ACCESO A ZONA PRIVADA

Cubierta inclinada con soporte resistente horizontal y formación de pendiente mediante tablero cerámico colocado sobre tabiques palomeros

Hispalyt ha publicado el “Manual de diseño y ejecución de cubiertas con tablero cerámico y otras aplicaciones”, que puede descargarse de forma gratuita en el apartado Documentación técnica > Publicaciones, de la página web de Hispalyt.  Este manual define las características y reglas de montaje de las cubiertas realizadas con tableros cerámicos, y también se detallan otras aplicaciones del mismo. En el apartado de Técnicas Constructivas de este boletín os hacemos llegar información sobre el Capítulo 6.1. Cubiertas sobre forjado.

6.1.4. Colocación del tablero

El murete paralelo al alero se coronará para servir de retención a la primera hilada de tablero cerámico.

El tablero se colocará de abajo a arriba por hiladas horizontales, apoyando 2,5 cm como mínimo en los tabiques palomeros paralelos que constituyen los faldones.

Los tableros se colocarán en seco encajándose unas hiladas con otras mediante el machihembrado de la pieza cerámica. Se apoyarán en seco sobre una tira de papel fuerte o satinado dispuesta sobre las maestras que coronan los tabiques palomeros, de manera que queden desolidarizados del soporte y puedan moverse libremente.

Entre los tableros de tramos contiguos, para evitar tensiones por dilataciones en su plano, se dejará una separación mínima de 1 cm de espesor que se rellenará con mortero cuando se ejecute la capa de regularización.

Imagen: Apoyo del tablero en tabiques palomeros perpendiculares al alero en cubierta sobre forjado

Si el tabique palomero se coloca paralelo al alero, el tablero se colocará girado 90º respecto a la línea de alero apoyando en el murete de alero, que servirá de retención, y en los tabicones palomeros paralelos a este.

Imagen: Apoyo del tablero en tabiques palomero paralelos al alero en cubierta sobre forjado

Los cortes de los tableros, para adaptarse a limatesas y limahoyas o separaciones menores de su longitud en los bordes, se realizarán con máquinas de precisión (radial, etc.).

Al llegar a los elementos sobreelevados de la cubierta, el tablero apoyará en los tabicones perimetrales que se coronarán con una superficie inclinada igual a la pendiente del faldón y quedará separado de los mismos 4 cm para permitir el paso del aislamiento.

En la coronación de caballetes y limatesas, los tableros se ajustarán a la arista de coronación, constituyendo este punto el origen de replanteo, colocando los tableros cortados, si son necesarios, en la hilada anterior a la de terminación. La junta en forma de V que se produce se rellenará con mortero, de forma previa a la aplicación de la capa de regularización de mortero.

Imagen: Apoyo del tablero sobre caballete en cubierta sobre forjado

La separación entre tableros en la limahoya dependerá del elemento empleado para la recogida de agua en la limahoya. En el caso de que se empleen láminas impermeables flexibles para la formación de la limahoya, será suficiente dejar una separación de 3 cm entre los tableros. Sin embargo, cuando se empleen canalones rígidos, en función del caso, podrá ser necesario ampliar dicha separación para introducir el canalón entre los tableros.

Imagen: Apoyo del tablero sobre la limahoya en cubierta sobre forjado

6.1.5. Ejecución de la capa de regularización de mortero

Sobre el plano que constituyen los tableros cerámicos se colocará una capa de regularización de mortero, que no se considera como parte del elemento estructural, al tratarse del caso de cubiertas sobre forjado.

Para longitudes de tablero cerámico mayores de 1 m se recomienda colocar un mallazo electrosoldado de cuantía mínima (Ø4 a 30x30 cm) de cara a un mejor reparto de las cargas y para evitar posibles fisuras por efecto de la retracción del mortero, por lo que para garantizar su recubrimiento, el espesor de la capa de regularización de mortero deberá ser de al menos 4 cm.

Para longitudes de tablero cerámico menores o iguales de 1 m no es necesario colocar mallazo electrosoldado en la capa de regularización, por lo que el espesor de ésta puede ser de 3 cm.

Para garantizar la planeidad necesaria se recomienda realizar la capa de regularización de mortero maestreada, empleando para ello puntos de referencia o maestras para definir el espesor de la capa, no admitiéndose variaciones superiores a 1 cm con respecto al plano teórico.

Para comprobar la planeidad de la capa de regularización de mortero del faldón se tirarán cuerdas entre vértices superiores e inferiores y sus diagonales.

Más información: Manual de diseño y ejecución de cubiertas con tablero cerámico y otras aplicaciones

BOLETÍN ELECTRÓNICO

Suscríbase aquí GRATIS y reciba todos los meses en su correo electrónico el boletín de noticias de Hispalyt.

  • Exposición productos
  • Objetos BIM
  • Banner Foro 2018-2019