ACCESO A ZONA PRIVADA

Entrevista a Pedro Hojas, Secretario General de UGT FICA

Pedro Luis Hojas Cancho es Secretario General de UGT FICA. Tras la reciente adhesión del sindicato al Manifiesto “El sector de la construcción y edificación como motor de la recuperación económica y modernización del país”, en esta entrevista hablamos con él sobre cómo la construcción puede ser palanca de recuperación frente a la crisis provocada por el COVID-19, así como de otros temas de actualidad en el sector.

Hojas (Burgos, 1968) es Técnico en Prevención de Riesgos Laborales, y está afiliado a UGT desde el año 1989, cuando comenzó como trabajador de la empresa Cerámicas Gala (Grupo Roca). Desde 1992 ha desempeñado diferentes cargos de responsabilidad dentro de UGT: Secretario General de FEMCA-UGT de Burgos, cargo que desempeñó (1992-1998), Secretario de Expansión y Empleo de Federación de Metal, Construcción y Afines de UGT (MCA-UGT) de Castilla y León (1998-2006), Secretario de Acción Sindical de MCA-UGT Castilla y León (2006-2010), y Secretario General de MCA-UGT Castilla y León (2010-2016). En mayo de 2016, resultó elegido Secretario General de la nueva UGT FICA en su Congreso Constituyente.

Además, Hojas es miembro del Comité Ejecutivo de IndustriALL Europa y de la Federación Europea de Trabajadores de la Construcción y de la Madera (FETCM), y ostenta la Vicepresidencia de la Fundación Laboral de la Construcción, la Fundación CEMA y la Fundación Anastasio Gracia AG FITEL.

1. UGT acaba de adherirse al Manifiesto “El sector de la construcción y edificación como motor de la recuperación económica y modernización del país”, junto con otros sindicatos y asociaciones empresariales. ¿Por qué creen que la construcción puede ser palanca de recuperación frente a la crisis provocada por el COVID-19?

La construcción ha demostrado sobradamente ser un sector generador de riqueza, inversiones y creador de empleo inmediato para nuestra economía, por ello ha de jugar un papel importante en la recuperación del país tras la pandemia. Es necesario implementar medidas que permitan adecuar y modernizar el tejido empresarial del sector para hacer frente a la realidad más inmediata y a retos como la transición ecológica o la digitalización.

La construcción tiene mucho que aportar al futuro económico de nuestro país y al desarrollo de un nuevo modelo productivo, pero es necesario que desde las Administraciones se potencien instrumentos tan necesarios como una estrategia estatal de infraestructuras, políticas sociales de vivienda, así como planes para la rehabilitación de viviendas y edificios.

2. Habéis pedido que la industria sea el eje del nuevo modelo productivo en España. ¿Qué medidas deberían tomar las Administraciones Públicas para apoyar y fomentar el tejido industrial de nuestro país?

El gran reto es dotar a nuestro país de un Pacto de Estado por la Industria para el diseño y la puesta en marcha de un conjunto de políticas dirigidas a impulsar la competitividad industrial. Entre ellas, una política energética estable que facilite precios competitivos para nuestras industrias; apoyo al I+D+i, al desarrollo tecnológico y digital; planes de formación y empleo; políticas de inversión, internacionalización y comercio exterior; actuaciones para impulsar la sostenibilidad industrial; y un largo etcétera. En definitiva, una apuesta decidida que genere un mayor volumen de puestos de trabajo estables y de calidad.

Pero un modelo productivo con fuertes raíces industriales ha de apuntalarse en las infraestructuras y la logística adecuadas para conectar los territorios y proyectar nuestros productos hacia todo el país, hacia Europa y al resto de la economía global. Sólo así podremos fomentar la competitividad, la productividad y las exportaciones de nuestra industria. Con ello no sólo se dotaría de una mayor estabilidad a las empresas y al empleo, sino también se contribuiría a crear una mayor cohesión económica en nuestro país, evitando y frenando la desertización industrial de los territorios y luchas contra lo que se ha venido a llamar “la España vaciada”.

3. El confinamiento ha puesto sobre la mesa la calidad de los edificios que habitamos, ¿ayudará eso a impulsar la rehabilitación y renovación de nuestro parque de viviendas?

Desde UGT FICA llevamos muchos años reivindicando una estrategia integral de rehabilitación de viviendas, cuya necesidad ha quedado más que demostrada con el confinamiento a consecuencia de la pandemia. Existe un alto índice de deterioro en el parque de viviendas de nuestro país y evidentes carencias en los requerimientos de eficiencia energética, habitabilidad, accesibilidad, etc. Una estrategia que necesariamente se ha de hacer extensiva a edificios, barrios y zonas degradadas de las poblaciones, tanto urbanas como rurales, que aglutinase las distintas políticas (urbanísticas, de suelo, etc.) y la normativa dispersa de las distintas Administraciones, para actuar con criterios homogéneos en todos los territorios.

4. Muchos jóvenes y familias encuentran dificultades para encontrar una vivienda asequible. ¿Qué propuestas harían falta para mejorar el acceso a una vivienda digna?

La reconstrucción económica del país puede ser la oportunidad para abordar el problema de la vivienda desde una perspectiva social dando una solución justa a problemas que se han venido enquistando tras muchos años de mirar hacia otro lado por parte de las Administraciones en la falsa confianza de la autorregulación del mercado, habiéndose especulado en torno a este derecho fundamental.

Desde UGT FICA consideramos que es necesario impulsar políticas que se centren en las necesidades reales de los ciudadanos y ciudadanas para poner fin de una vez por todas a la brutal crisis de acceso a la vivienda. Una crisis que afecta especialmente a los trabajadores y trabajadoras, y con especial incidencia en los más jóvenes. El estado ha de tener el papel de moderador del mercado inmobiliario a través de la construcción de vivienda social, tanto para compra como para alquiler, para acabar con la especulación existente y garantizar el acceso a una vivienda digna. Es imprescindible que se incentive un Plan Estatal de Vivienda efectivo, con suficiencia presupuestaria y gestionado con instrumentos públicos. Un parque de viviendas públicas sociales, no vendibles, ni intercambiables, que mantenga su carácter social a lo largo de toda la vida útil de los inmuebles.

5. En la construcción preocupa el relevo generacional. ¿Qué mensaje les enviaría a los jóvenes que estén pensando en iniciar una carrera profesional en este sector?

Les mandaría un mensaje optimista. Es cierto que el peso porcentual de los trabajadores de más edad se ha incrementado en los últimos años y que a día de hoy no existe un relevo generacional adecuado. El sector de la construcción necesita atraer imperiosamente a los trabajadores jóvenes, y para ello es fundamental crear las condiciones para que los jóvenes que se incorporan al mercado laboral apuesten por un sector como el de la construcción. Dar estabilidad al empleo, ofrecer buenos salarios, unas condiciones laborales adecuadas y una formación permanente en las nuevas tecnologías aplicadas a la construcción son aspectos primordiales para hacer más atractivo al sector. Debemos ser capaces entre todos de corregir estas deficiencias y de trasladar a la sociedad la imagen de un sector que crece, que innova y que ofrece trabajo; que necesita a profesionales capaces de responder a los tiempos actuales. Y esto no lo podemos conseguir sin aumentar la conciencia de la importancia de invertir en formación dentro de la industria de la construcción, tanto en la formación inicial dentro del sistema educativo como en la formación profesional para el empleo y a lo largo de toda la vida laboral.

6. ¿Qué medidas de prevención se están adoptando en las obras para garantizar la seguridad de los trabajadores frente al COVID-19?

Los agentes sociales del sector acordamos una guía de actuación en materia preventiva por causa del COVID-19 en las obras de construcción previamente a la reactivación, a mediados de abril, de algunos sectores económicos, entre los que se encontraba el de la construcción. En el acuerdo establecimos un conjunto de medidas consensuadas de aplicación en todos los centros de trabajo temporales o móviles (obras) y a todas las personas que actúan en los diferentes puestos de trabajo o en las instalaciones de los centros: trabajadores, visitas, subcontratas, autónomos, proveedores y cualquier otro tercero que acuda o se encuentre en dichas instalaciones. Abordamos desde medidas preventivas básicas, hasta las de protección individual en personas con síntomas, pasando por las medidas específicas para el sector de la construcción, que incluyen: medidas de formación, información y coordinación; medidas para antes y durante el desplazamiento de trabajadores a la obra; a la entrada a la obra; durante el trabajo en obras de construcción; en las pausas y descansos; y también para la salida de la obra. Para UGT FICA se trata de unas medidas muy necesarias para garantizar la salud y seguridad de los trabajadores en las obras de construcción, pero como en todo, para ser eficaces, es imprescindible que las cumplan todas las empresas (constructoras, subcontratistas y proveedoras) y en todos los tajos.

Así mismo hemos acordado, dentro de la OPPC, el realizar un número de visitas a las obras para asesorar a las empresas y trabajadores en todo lo relativo a la prevención en general y al COVID-19 en particular.

7. ¿Cómo ha cambiado el sector de la construcción en España en los últimos 10 años?

Partimos de una situación complicada. Hay que recordar que entre los años 2008 y 2015, más de un millón y medio de trabajadores asalariados del sector de la construcción perdieron su puesto de trabajo, y que cuando comenzábamos a remontar, nos hemos visto sobrepasados por la pandemia, que ha amortiguado la evolución en positivo. Qué duda cabe que en 2008 el sector estaba sobredimensionado, que se construía vivienda nueva muy por encima de las posibilidades de absorción del país, y que, incluso sin la crisis financiera, el estocaje era muy importante. Ya entonces, desde UGT FICA, advertíamos de las consecuencias de un posible pinchazo de la burbuja inmobiliaria, como luego sucedió.

¿Qué ha cambiado desde entonces? Desde luego no podemos repetir los errores del pasado. El sector necesita consolidarse y adecuar su dimensión y configuración a las necesidades reales de vivienda, equipamientos e infraestructura de nuestro país. Hay que tener en cuenta, además, que la construcción es un sector tractor de otras industrias y gran generador de empleo, por lo que la estabilidad es fundamental tanto para consolidar el sector y el empleo, como para impulsar la actividad de otras industrias. Y junto a ello, hay que mantener un esfuerzo inversor constante, reorientar las prioridades hacia las necesidades del ciudadano, acabar con las deficiencias en equipamientos sociales, reordenar la política de vivienda y de promoción del alquiler, y fomentar la rehabilitación para modernizar el parque de viviendas y generar empleo, sin olvidar la transición hacia una economía circular, el cambio climático y la erradicación, de una vez por todas, de la lacra que suponen los accidentes laborales.

El sector de la construcción es un sector con futuro y con enormes posibilidades de crecimiento y de empleo. Basta con que los agentes del sector nos pongamos de acuerdo y aprendamos de los errores pasados para consolidar un sector más industrializado, innovador y capacitado para afrontar los retos futuros en el apoyo y confianza de las distintas administraciones. De ahí la importancia de ser parte fundamental de la apuesta de la Unión Europea para la reconstrucción de la economía por COVID-19.

BOLETÍN ELECTRÓNICO

Suscríbase aquí GRATIS y reciba todos los meses en su correo electrónico el boletín de noticias de Hispalyt.

  • Exposición productos
  • BIM
  • Banner Foro 2019-2020