ACCESO A ZONA PRIVADA

Entrevista a Ana Andrés y Helena Agurruza, ganadoras del III Premio Arquitectura de Teja

Ana Andrés, de La Reina Obrera, y Helena Agurruza, de Estudio Hús, han sido las ganadoras del III Premio de Teja 2015-2017, en la categoría de obra nueva. El Jurado de este Premio ha valorado esta obra, por la buena relación de esta arquitectura contemporánea en un entorno con una gran carga histórica y tradicional.

Foto: Ganador III Premio de Arquitectura de Teja, categoria obra nueva

Arquitectos: Ana Andrés (La Reina Obrera) y Helena Agurruza (Estudio Hús)

Obra: Vivienda unifamiliar en Salduero (Soria)

El Jurado de este premio valoró la buena relación de esta arquitectura contemporánea en un entorno con una gran carga histórica y tradicional con la intersección de los dos volúmenes, uno compacto, de piedra con teja y pequeñas aperturas y otro ligero, de vidrio y lamas de madera. Además, destacan que la cubierta de teja se integra en este doble planteamiento sin buscar ni protagonismo ni estética.

La Reina Obrera Arquitectura e Interiorismo es un estudio que dirige Ana Andrés (1977), arquitecta por la E.T.S.A. de la Universidad Politécnica de Valencia, habiendo realizado el último curso y el Proyecto Final de Carrera en la Rheinisch-Westfälische Technische Hochschule Aachen (Deutschland). La Reina Obrera cuenta con casi 10 años de experiencia en el mundo de la arquitectura interior y obra nueva. Desde hace cinco años, además, el estudio cuenta con Diego Ramos (1978). Su premisa es diseñar para resolver problemas, buscando la mejor solución a cada proyecto tanto estética como funcional, siempre desde el diálogo con el cliente y respetando su economía.

Estudio Hús es un estudio de arquitectura e interiorismo creado en 2015 y ubicado en Madrid. Está dirigido por Helena Agurruza (Madrid 1980). Helena es Arquitecta por la E.S.A en Paris y por la Architectural Association de Londres y Arquitecta de Interiores por la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid de la Universidad Politécnica. Tras unos años de experiencia profesional en Madrid, Paris y Marsella, es en 2017 cuando se instala definitivamente en Madrid dedicándose en exclusividad a Estudio Hús.

Los trabajos de ambos estudios han recibido algunos reconocimientos y premios y han sido publicados en diversos medios nacionales.

1. Aunque de forma individual contáis con una trayectoria profesional más larga, esta obra ha sido la primera que realizáis con vuestros actuales estudios, y además del Premio de Arquitectura de Hispalyt, ha recibido también una mención en los Premios de Arquitectura MAT-COAM. ¿Cómo valoráis el reconocimiento que habéis logrado con la casa en Salduero?

Cualquier reconocimiento es algo muy positivo que afianza nuestras ganas por seguir con nuestro trabajo, que es lo que más nos ilusiona. Máxime tratándose de nuestra primera obra dónde nuestro esfuerzo estaba en satisfacer al cliente y nunca pensamos en que podría tener este tipo de reconocimientos.

2. ¿Cuál ha sido el aspecto más complejo de la obra?

Desde el anteproyecto tuvimos un concepto de proyecto muy claro y quizás el aspecto más complejo haya sido el poder mantenerlo adaptándonos al presupuesto del cliente.

Durante el proyecto de ejecución lo que más nos costó solucionar fueron los detalles constructivos de la celosía dadas sus dimensiones y funcionamiento.

La verdad que no nos podemos quejar, ya que hemos contado tanto con unos clientes como con un constructor que en todo momento han estado tan ilusionados como nosotras, favoreciendo el desarrollo tanto del proyecto cómo de la obra. ¡Podemos decir que hemos formado un gran equipo!

3. ¿Tenéis en mente nuevos proyectos conjuntos?

¡Si y nos ilusiona mucho!

4. El Jurado destacó el trabajo que habéis realizado creando un hábitat contemporáneo, sin renunciar a los elementos que caracterizan la tipología de las casas del pueblo. ¿Qué papel desempeña la elección de los materiales en este sentido, y especialmente la elección de la teja cerámica?

Los materiales en ese sentido son el ADN del hábitat en el que se inserta la vivienda. Pensamos que la forma de ensamblar dichos materiales (la madera, la piedra y la teja), los volúmenes que se generan, y la manera en que se relacionan con su hábitat, es lo que diferencia lo contemporáneo de lo tradicional.

En ese sentido los materiales, y en especial la teja, son la espina dorsal del proyecto permitiendo que coexistan y dialoguen lo antiguo y lo contemporáneo.

5. En la memoria del proyecto destacáis la importancia de la sostenibilidad en sus tres vertientes ambiental, social y mental. ¿Cómo ha influenciado esta visión de la sostenibilidad a vuestro proyecto?

Efectivamente, nuestra visión de la sostenibilidad en ese sentido se acopla a la visión de las tres ecologías de Félix Guattari: una sostenibilidad que abarca no sólo la esfera ambiental sino también la social y la mental evidenciando la profunda conexión de todo lo que nos rodea y conforma. Y esto nos inspira y nos sirve de guía a la hora de afrontar cualquier proyecto.

En el caso concreto de Salduero, hemos jugado a interrogar los dispositivos arquitectónicos actuales y tradicionales que más allá de la estética influyen en nuestra manera de ser a nivel individual y social.

6. En la ‘CASA S’ habéis optado por una cubierta inclinada a dos aguas con teja cerámica. Tanto desde el punto de vista estético como funcional, ¿qué creéis que aporta al proyecto arquitectónico y de interiorismo una cubierta de estas características, frente a las cubiertas planas?

En este caso en concreto la normativa de la zona obliga a una cubierta de teja a dos aguas para favorecer el respeto por el entorno y sus características climáticas (lluvia y nieve).

Aprovechando esta premisa, nos aliamos con ella potenciando la características espaciales y perceptivas que ofrecen este tipo de solución de cubierta de dos formas: por un lado, con la doble altura de forma, que desde el interior se entiende el volumen completo; y por otro, haciendo visible la solución estructural de la cubierta que está compuesta por pórticos de madera laminada.

7. ¿Qué tendencia creéis que existe actualmente respecto a la utilización de las cubiertas inclinadas de teja cerámica, tanto en obra nueva como en rehabilitación?

Más que una tendencia creemos que la sociedad cada vez es más consciente de la necesidad de que la arquitectura se alíe con su entorno y su clima y por tanto en determinadas localizaciones la cubierta inclinada de teja cerámica es la solución más adecuada.

Por otro lado, pensamos que las cubiertas inclinadas añaden un valor espacial al interior de las viviendas muy interesante.

BOLETÍN ELECTRÓNICO

Suscríbase aquí GRATIS y reciba todos los meses en su correo electrónico el boletín de noticias de Hispalyt.

  • Hispalyt 50 años
  • Exposición productos
  • Asóciate
  • Banner Foro 2018-2019
  • Premios_Lad_Teja_XIV_III