ACCESO A ZONA PRIVADA

Entrevista a Vicente Sánchez, Secretario General de CCOO-Construcción y Servicios

Vicente Sánchez Jiménez es Secretario General de CCOO-Construcción y Servicios. Tras la reciente adhesión del sindicato al Manifiesto “El sector de la construcción y edificación como motor de la recuperación económica y modernización del país”, en esta entrevista hablamos con él sobre cómo la construcción puede ser palanca de recuperación frente a la crisis provocada por el COVID-19.

Sánchez (Madrid, 1978) es Doctor en Ciencias Económicas, Licenciado en Ciencias del Trabajo y Diplomado en Relaciones Laborales. Ha publicado los libros: La responsabilidad social empresarial y su evolución en las compañías del IBEX35 y La responsabilidad social en las multinacionales españolas de la construcción.

1. CCOO es firmante del Manifiesto El sector de la construcción y edificación como motor de la recuperación económica y modernización del país”, junto con otros agentes del sector. ¿Por qué defendéis que la construcción puede ser palanca de recuperación frente a la crisis provocada por el COVID-19?

Existen tres razones básicas, entre otras muchas, para entender que el sector de la construcción es imprescindible para salir más reforzados como sociedad tras la pandemia mundial. La primera porque son necesarias más y mejores infraestructuras de servicios y transporte que eliminen los colapsos y aglomeraciones, pues son un elemento de transmisión de este tipo de enfermedades. La segunda porque es generador neto de empleo, tanto directo como indirecto, con lo que se reduce la presión sobre las prestaciones sociales, además de potenciar otros muchos sectores productivos, actuando como impulsor de una actividad económica más amplia en todo el territorio, no solo en los grandes núcleos poblaciones. La tercera porque tiene un retorno fiscal que permite recuperar la inversión de forma clara, con lo que el saldo presupuestario de las Administraciones Públicas es más fácilmente corregible.

2. Se habla mucho de que la industria debería ser el eje del nuevo modelo productivo en España. ¿Qué medidas deberían tomar las Administraciones Públicas para apoyar y fomentar el tejido industrial de nuestro país?

Con carácter general tenemos una industria muy atomizada y de tamaño pequeño que impide poder hacer frente a los retos de la economía global, de la misma forma que adaptarse más rápidamente ante situaciones que el sector ha sufrido en los últimos años, tanto la crisis de 2008 como la actual situación. Por otra parte, existe una gran dependencia exterior en la adquisición de bienes, así como en la potenciación de la I+D+i desde el sector privado. Las matrices de la mayor parte de las compañías tecnológicas no radican en España, enfocando la inversión en nuevos productos y desarrollos a los países de origen. Es necesario una política por parte de las Administraciones Públicas que potencie los clústeres empresariales que tan buenos resultados dan en algunos sectores, para conseguir sinergias entre compañías e impulsar sectores productivos propios con relevancia en el mercado exterior, tanto por tamaño como por especialización.

3. El confinamiento puso sobre la mesa la calidad de los edificios que habitamos, ¿es necesario impulsar la rehabilitación y renovación del parque de viviendas español?

Más necesario que nunca, entre otras cosas porque España incumple las recomendaciones europeas sobre la regeneración de su parque inmobiliario. Esta cuestión debe ser atajada cuanto antes para conseguir unas calidades que permitan un grado de habitabilidad óptimo en las viviendas. Hay un número importante de infraviviendas que no son óptimas para el desarrollo personal, particularmente de los más jóvenes en edad de estudiar; tampoco están adaptadas para las necesidades de las personas más mayores y dependientes que deben ser atendidas en sus hogares. A su vez, existen importantes deficiencias en edificios públicos que elevan al final del año el gasto para el mantenimiento de una temperatura óptima del lugar de trabajo. Todo ello supone una factura demasiado pesada como para no hacerle frente de forma coordinada por parte de todos los niveles de la Administración Pública.

4. Muchos jóvenes y familias encuentran dificultades para encontrar una vivienda asequible. ¿Qué propuestas harían falta para mejorar el acceso a una vivienda digna?

El sector de la edificación debe cambiar drásticamente si quiere ser útil a la sociedad a la que presta servicio. Es necesario la configuración de parques de viviendas públicas en régimen de alquiler que permitan la emancipación de los jóvenes sin que a ellos les suponga una losa tan pesada como para no comenzar un proyecto vital fuera del hogar familiar. Además, muchas familias han tenido que pasar el confinamiento en viviendas no aptas para sus necesidades debido a que su tamaño no se adapta al número de miembros. Igualmente se debe acometer una política de gestión pública que permita hacer atractivo el alquiler privado a precios tasados con garantías de cobro y mantenimiento de las viviendas. Ello haría que muchos pequeños inversores pudieran sacar sus viviendas al mercado con la garantía pública de percibir el precio del alquiler adaptado a las características del inmueble, así como del mantenimiento del mismo para que no pierda su valor y sea adaptado a unas cualidades óptimas de habitabilidad.

5. En la construcción preocupa el relevo generacional. ¿Qué mensaje les enviaría a los jóvenes que estén pensando en iniciar una carrera profesional en este sector?

Antes de dar este paso debemos realizar los cambios necesarios que hagan al sector de la construcción atractivo para la incorporación de jóvenes. Para ello es imprescindible realizar dos acciones al unísono. Por una parte, limitar el acceso al sector a personas que estén previamente formadas, con lo que debemos activar los mecanismos para configurar certificados de profesionalidad que además permitan una carrera profesional bien definida. Estos cursos de profesionalización, para que fuesen de interés para los jóvenes, deberían estar financiados para que desde el primer momento el alumnado recibiese una compensación económica con la garantía de terminar la formación, así como prácticas en las empresas del sector que les posibilitase entrar en el mercado laboral de una forma coordinada. Por otra parte, estos certificados deberían adaptarse a la clasificación profesional del sector para que el trabajador una vez incorporado pueda saber qué requisitos debe cumplir para poder promocionar en su vida laboral. Nadie comprendería que para firmar proyectos de arquitectura no se tuviese el título de arquitecto, pues lo mismo debe ocurrir con el resto de oficios del sector. Igualmente, debemos lograr el reconocimiento por la experiencia de los trabajadores que ya están en el sector. Para todo ello, la Fundación Laboral de la Construcción es el instrumento más adecuado del que se dispone.

6. ¿Son seguras las obras frente al COVID-19? ¿Qué medidas de prevención se están adoptando?

Los agentes socioeconómicos del sector elaboramos una guía de prevención de contagios de la enfermedad en plena expansión de la COVID-19. Esta iniciativa ha sido muy bien acogida por los profesionales que operan a diario en las obras de la construcción, además de haberse convertido en referente para otros sectores productivos. Junto a ello, hemos previsto incrementar las visitas a obras que se realizan desde el Organismo Paritario de Prevención en la Construcción (OPPC), dotándole de más recursos para llegar a la mayor parte de las empresas y trabajadores, con recomendaciones para hacer frente a la pandemia y concienciar de la importancia de estar comprometidos como ciudadanos y sector contra esta lacra que nos rodea. Aun así, debemos estar vigilantes para que particularmente en las pequeñas obras se adopten estas medidas.

7. ¿Se ha transformado el sector de la construcción en España en los últimos 12 años, desde la crisis del 2008?

Sí, aunque por desgracia lo ha tenido que hacer con el sacrificio de cientos de miles de trabajadores que perdieron su empleo y no lo han podido volver a recuperar, y la reinvención de proyectos empresariales que no tuvieron el respaldo de las Administraciones Públicas más allá del denostado Plan-E. En todo caso la COVID-19 ha puesto de manifiesto que algunas partes del sector van a tener que seguir reinventándose para adaptarse a las necesidades de la población, como es el caso del acceso a la vivienda, donde una parte muy significativa de la ciudadanía no tendrá capacidad de endeudamiento ni a corto ni a medio plazo para la adquisición de una vivienda en propiedad. Esto hará que a largo plazo la conformación de parques de viviendas públicas en régimen de alquiler, construidas y mantenidas desde el sector privado, sea una realidad.

BOLETÍN ELECTRÓNICO

Suscríbase aquí GRATIS y reciba todos los meses en su correo electrónico el boletín de noticias de Hispalyt.

  • Exposición productos
  • BIM
  • Banner Foro 2019-2020