ACCESO A ZONA PRIVADA

Sostenibilidad

Residuos

Tras la entrada en vigor de la Decisión 2000/532/CE y de sus modificaciones, donde se establece una nueva Lista Europea de Residuos (LER), es obligatorio que los productos tengan asignado un código LER que permita al usuario conocer el tipo de gestión de residuos que le corresponde.

En la siguiente tabla se indican los códigos LER declarados para los materiales de cerámica estructural:

Como puede apreciarse en esta tabla, los residuos generados por el empleo de los materiales de cerámica estructural se consideran residuos no peligrosos.

Por ello, los restos de ladrillo, tejas y otros materiales cerámicos son residuos inertes que pueden aprovecharse en drenajes, paisajismo, jardinería, etc.

Foto: Pila de residuos cerámicos de la construcción. Fuente: Laboratorio de Geotecnia del CEDEX

Los residuos generados durante la puesta en obra deberán ser gestionados según la legislación vigente por un gestor autorizado a tal efecto (véase el Real Decreto 105/2008 por el que se regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición).

En el caso de residuos de demolición en el que haya mezcla de otros productos con ladrillos, tejas y otros materiales cerámicos, se deberá consultar el código en la Lista Europea de Residuos, en función de los productos con los que estén mezclados los materiales cerámicos.

En general, siempre que los residuos de demolición en los que haya mezcla de otros productos con ladrillos, tejas y otros materiales cerámicos, no lleven sustancias peligrosas, se consideran residuos no peligrosos, y por tanto existe una interesante posibilidad de reciclaje, convirtiéndolos en áridos reciclados, que se podrán utilizar en nuevas obras, siempre que se acredite su tratamiento por un gestor autorizado.

Se considera “sustancia peligrosa” a cualquier sustancia que haya sido o vaya a ser clasificada como peligrosa en la Directiva 67/548/CEE y sus posteriores modificaciones.

En el caso de mezclas de residuos y en cuanto al control en la separación de los residuos, el poseedor de los residuos debe mantenerlos en condiciones adecuadas de higiene y seguridad, evitando la mezcla de fracciones ya seleccionadas. En el caso de obras de derribo, la mejor opción es la demolición selectiva, mientras que en obras de construcción es recomendable la separación de los residuos in situ.

Los umbrales a partir de los cuales el poseedor de residuos de construcción y demolición (RCD) está obligado a separar las distintas fracciones, quedan definidos en el artículo 5 del Real Decreto 105/2008 y para el caso de ladrillos, tejas y otros materiales cerámicos la cantidad es de 40 toneladas.

Por otro lado, para una adecuada gestión y control de los RCD generados, es necesario disponer de datos de producción aplicables a cada obra, en función de sus características. Esto permitirá establecer volúmenes de producción de los distintos tipos de residuos, su coste y el destino de cada uno de ellos.

Foto: Proceso de selección y clasificación del material reciclado. Fuente: Laboratorio de Geotecnia del CEDEX

BOLETÍN ELECTRÓNICO

Suscríbase aquí GRATIS y reciba todos los meses en su correo electrónico el boletín de noticias de Hispalyt.

  • Exposición productos
  • Objetos BIM
  • Banner Foro 2018-2019