ACCESO A ZONA PRIVADA

Entrevista a Álvaro Pimentel, secretario general de AISLA

AISLA, la Asociación de Instaladores de Aislamiento, acaba de promover el Manifiesto a favor del reconocimiento profesional del instalador en edificación. Hispalyt, entre muchas otras asociaciones y empresas del sector, se ha adherido a este Manifiesto con el objetivo de fomentar la profesionalización y la valoración de los instaladores del sector de la construcción.

Alvaro Pimentel es Ingeniero Industrial y Secretario General de AISLA, la Asociación de Instaladores de Aislamiento. Esta asociación agrupa a más de 60 empresas instaladoras de aislamiento térmico, acústico, impermeabilización y protección pasiva contra el fuego en edificación, y entre sus principios está fomentar la calidad de la instalación y la  profesionalización del instalador en obra.

  1. ¿Por qué era necesario lanzar ahora el Manifiesto a favor del reconocimiento profesional del instalador en edificación?

El reconocimiento profesional del instalador en edificación siempre ha sido una tarea pendiente, pero ni en los años de crecimiento del sector de la construcción ni en los años de crisis fue una prioridad para nadie.

Ahora, que tenemos la oportunidad de sentar las bases de un futuro sector sólido, sostenible y profesionalizado es el momento de hacer un frente común y trasladar a las administraciones una postura unánime que defienda la figura del instalador profesional.

  1. Ya se han adherido al Manifiesto 15 entidades que representan a gran parte de la industria. ¿Cuál es el siguiente paso?

Efectivamente a día de hoy somos 25 entidades entre asociaciones profesionales, confederaciones y fundaciones, y otras tantas entidades privadas como empresas y profesionales, las que nos hemos adherido al manifiesto en poco más de un mes, pero hemos contactado con más de 60 entidades que poco a poco van valorando el contenido del manifiesto y van sumando su adhesión. Por ello, recomiendo consultar el listado más reciente en www.aisla.org/Manifiesto&entidades.pdf.

Una vez que recabemos todo el apoyo posible, queremos hacer llegar el manifiesto a la administración, porque muchas de las acciones propuestas en el manifiesto requieren el compromiso de las administraciones públicas, y el fin último que perseguimos es que la administración reconozca la figura del instalador profesional a través del Código Técnico de la Edificación.

  1. Alrededor del 6,5% de la población activa en España trabaja en el sector de la construcción, la mejor cifra en los últimos 6 años. Sin embargo, según datos de la Encuesta de Población Activa, en 2018 creció más el número de trabajadores con más de 60 años, que los que tienen menos de 40. ¿Cómo se logra que el sector sea más atractivo para los jóvenes, para que haya un relevo generacional?

Esta es una pregunta muy importante, que no tiene una sola respuesta. El mero hecho de ser conscientes del envejecimiento laboral que está sufriendo el sector de la construcción es ya un avance importante. Desde nuestra perspectiva, creemos que el reconocimiento profesional del instalador ayudará a hacer más atractivo el sector de la construcción para las generaciones futuras, atrayendo y reteniendo mejor el talento.

El reconocimiento profesional conducirá a un sector más seguro laboralmente, mejor pagado, con menor intrusismo, más valorado socialmente y con mayor futuro profesional, lo que lo hará más atractivo para los jóvenes. Pero, insisto, esto es lo que está a nuestro alcance, hay otras muchas acciones que se deben hacer para frenar el envejecimiento laboral de la construcción.

  1. Una de las claves del Manifiesto es la formación de los profesionales. ¿Qué esfuerzos se están haciendo desde las empresas instaladoras para mejorar este punto?

Cuando hablamos de la formación de los profesionales, hablamos de dos cosas diferentes. La formación de los profesionales en activo, y la formación de los futuros profesionales.

Para mejorar la formación de los profesionales en activo, las empresas instaladoras invierten recursos y esfuerzos conscientes de que los sistemas evolucionan, los fabricantes innovan, las normas cambian y la construcción se moderniza. Es una necesidad para mantenerse al día.

En cuanto a la formación de los futuros profesionales, tradicionalmente esta formación se ha impartido en el seno de las empresas instaladoras a través de la figura del aprendiz. Esta figura hoy en día es prácticamente inexistente, y la formación reglada debe tomar el relevo.

Una modalidad de formación actual cercana al modelo tradicional es la formación dual, que compagina el aprendizaje en el centro educativo con el aprendizaje en la empresa. Es un programa de formación que la empresa debe implantar e impartir, y para el tejido empresarial del instalador, normalmente configurado por PYMES, microPYMES y autónomos, entraña dificultades que tenemos que abordar.

  1. El Manifiesto promueve el fomento de distintivos de calidad, como certificaciones, carnets o acreditaciones. Desde Hispalyt, por ejemplo, hemos creado la certificación de ‘Empresa instaladora Silensis’. ¿Cree que se valoran lo suficiente estas capacitaciones en el mercado?

La certificación de Empresa Instaladora SILENSIS, al igual que el Sello Instalador Homologado que acabamos de lanzar desde AISLA y otras marcas de calidad que certifican el servicio de instalación en obra velan por la calidad del servicio de instalación, velan por la calidad del último trayecto, de lo que hasta ahora era el eslabón más débil de la cadena de la calidad en obra.

Una buena solución constructiva, que incluye un buen producto, y una correcta prescripción debe tener una instalación correcta para alcanzar sus prestaciones y mantenerlos en el  tiempo, y un ejemplo perfecto es el mencionado, el certificado de Empresa Instaladora SILENSIS.

Los sistemas constructivos han cambiado, las exigencias se han incrementado, y la correcta puesta en obra es más importante y más compleja que nunca. Las certificaciones de calidad de la instalación garantizan esta correcta puesta en obra, y sobre todo distinguen a los instaladores correctamente formados y capacitados.

Además, estas certificaciones de calidad de la instalación serán valoradas y bien acogidas por los prescriptores, los promotores, los constructores, los organismos de control técnico, la dirección facultativa, la administración y el usuario final.

  1. ¿Qué aportan los cursos de especialización, impulsados desde las empresas privadas o las asociaciones empresariales, como complemento a la formación reglada oficial?

Aportan innovación, focalización y agilidad.

La formación reglada oficial es un proyecto a medio y largo plazo. Es una formación que da acceso a la titulación oficial, reconocida en toda Europa y que es para toda la vida. Los cursos de especialización complementan, actualizan y acompañan a esta titulación oficial, en un formato ágil y un horario compatible con el desempeño profesional, centrándose en sistemas innovadores y optimizando el tiempo y los limitados recursos en las PYMES.

  1. La transición hacia un parque de edificios de consumo energético casi nulo es una de las principales transformaciones que está viviendo el sector, con 2020 como horizonte marcado por la Directiva 2010/31/UE de Eficiencia Energética de Edificios. ¿Cómo está afectando este cambio normativo a los instaladores en general, y a los de aislamiento en particular?

Esta mayor sensibilidad hacia la eficiencia energética de la edificación del sector y de la sociedad está situando al aislamiento térmico en el punto de mira, y por extensión al aislamiento acústico y a la estanqueidad de la envolvente. Hasta ahora el aislamiento era un mero trámite a cubrir en la obra, y ahora condiciona la solución constructiva, los materiales, la instalación y el orden de ejecución.

El incremento de exigencias de aislamiento térmico, más allá del beneficio para el bolsillo del usuario y para el medioambiente, ha ayudado a nuestro sector a amortiguar la caída de los años de crisis.

  1. El sector de la construcción español lleva cuatro años en positivo, en gran parte debido a la recuperación de la edificación residencial. No obstante, también existen voces que alertan de una nueva recesión de la economía que podría afectar al sector. ¿Cuál es la perspectiva de AISLA para los próximos años?

Somos optimistas. Ahora sabemos que las más de 800.000 viviendas que se iniciaron en el año 2006 no eran sostenibles, pero las apenas 100.000 que se iniciaron en 2018 tampoco lo son. Los estudios sitúan la demanda de España entre 150.000 y 200.000 viviendas/año, por lo que a medida que se vaya consumiendo el stock de vivienda actual, el mercado se deberá recuperar. Además, como comentaba, estas nuevas viviendas se construyen con unos espesores de aislamiento que en algunos casos triplican los utilizados antes de la entrada en vigor del CTE.

Y no hay que olvidar la rehabilitación: a medida que se incremente la conciencia social por el medioambiente, y se incremente el precio de la energía, se prevé un auge de la inversión particular en rehabilitación energética, aquella que mejora la eficiencia de la vivienda para mejorar el confort, revalorizar la propiedad y reducir la factura anual de calefacción y refrigeración.

En definitiva, apostando por la profesionalización del instalador, por la eficiencia energética y por la edificación sostenible conseguiremos modernizar el sector y proporcionar a la sociedad viviendas de calidad, confortables y sostenibles.

BOLETÍN ELECTRÓNICO

Suscríbase aquí GRATIS y reciba todos los meses en su correo electrónico el boletín de noticias de Hispalyt.

  • Exposición productos
  • Objetos BIM
  • Banner Foro 2018-2019