ACCESO A ZONA PRIVADA

Sostenibilidad

Productos cerámicos

Doce razones por las que los materiales cerámicos de construcción son social, económica y medioambientalmente sostenibles

  1. Materias primas naturales
  2. Extracción de arcillas responsable
  3. Fabricación eficiente
  4. Alto aislamiento térmico
  5. Altas prestaciones y ambiente saludable y confortable
  6. Robustez y resistencia al fuego
  7. Larga vida útil y poco mantenimiento
  8. Alto valor económico del edificio a lo largo del tiempo
  9. Infinidad de soluciones creativas
  10. Conservación del patrimonio arquitectónico
  11. Reutilizables y reciclables (economía circular)
  12. Permiten edificios sostenibles

Es frecuente asociar el concepto de sostenibilidad a los productos cerámicos, sin ahondar en los motivos que llevan a esta asociación de conceptos.

El uso de materiales cerámicos en edificios desde la antigüedad hasta nuestros días es uno de los indicadores del equilibrio en cuanto a los aspectos medioambientales, sociales y económicos de este tipo de materiales, requisitos fundamentales para considerar “sostenible” un producto.

Respondiendo a la demanda de administraciones y consumidores de obtener información sobre las prestaciones ambientales de los productos en el mercado, Hispalyt ha desarrollado la etiqueta medioambiental tipo III, conocida como Declaración Ambiental de Producto (DAP), de los diferentes productos cerámicos de todo su ciclo de vida (cuna a tumba), demostrando de una manera clara y rigurosa que ofrecen el máximo respeto al medioambiente.

Así, podemos afirmar que los productos cerámicos de construcción son social, medioambiental y económicamente sostenibles, en base, entre otras cosas, al resultado de su Análisis el Ciclo de Vida (ACV) y de las DAP.

1.  Materias primas naturales

Los productos cerámicos de construcción están fabricados a partir de materias primas naturales que se encuentran en la naturaleza de forma abundante y son de origen local, con lo que contribuyen a generar puestos de trabajo, especialmente en zonas rurales con perspectivas de empleo limitadas.

Los productos cerámicos respetan el medioambiente, al tratarse de materiales 100 % naturales, que se fabrican básicamente a partir de arcilla, fuego y agua.

La arcilla es el componente principal de los productos cerámicos y desde el punto de vista geológico es básicamente inagotable, y en algunos casos renovable debido a la sedimentación continúa. Por lo tanto, la arcilla es una materia prima que se encuentra en la naturaleza de forma abundante y se puede extraer fácilmente.

Las fábricas de productos cerámicos se sitúan habitualmente junto a las canteras de arcilla, minimizando así los impactos del transporte de las materias primas a la fábrica. La ubicación de las fábricas y las canteras en zonas rurales y semi-rurales ha permitido a la industria de productos cerámicos proporcionar un empleo estable a largo plazo a los pueblos de alrededor, creándose una relación entre el fabricante y la comunidad que abarca los aspectos de extracción y restauración de la cantera que es ventajosa para ambas partes.

Esta relación cercana entre el fabricante y su entorno da lugar a buenas prácticas como la prevención de la contaminación, la preocupación por el paisaje del lugar, la reducción del impacto ecológico, la restauración y el cuidado posterior.

Además, la industria cerámica ha hecho todo lo posible por mejorar su presencia en estas localidades y apoyar las tradiciones e iniciativas locales. Por ejemplo, la zona de patio de las fábricas suele estar asfaltada, se limpia de manera regular para reducir el polvo del ambiente, y, para reducir el impacto visual, a menudo se plantan arbustos de crecimiento rápido.

2.  Extracción de arcillas responsable

La extracción de la arcilla se hace de forma responsable: una vez agotada la cantera, se transforma en reservas naturales, lagos recreativos, zonas de uso agrícola o vertederos.

La extracción de arcilla para fabricar productos cerámicos representa un pequeño porcentaje de la extracción total de minerales. Si la extracción de la arcilla se realiza a profundidad, se modificará una pequeña parte del uso del suelo, mientras que si la extracción de la arcilla es superficial, apenas hay alteración del suelo.

Aunque la extracción de arcilla tiene un impacto ambiental asociado, al hacerse de forma responsable puede suponer también un beneficio, ya que una vez agotada la cantera, se pueden crear reservas naturales, lagos recreativos, zonas de uso agrícola o forestal y, en algunos casos, vertederos para diversos tipos de residuos.

Además, las canteras de arcilla representan muy a menudo una oportunidad para la biodiversidad, creando o restaurando hábitats naturales que puedan dar cobijo a los animales y plantas del entorno. Incluso puede llevar al descubrimiento y preservación de restos arqueológicos y paleontológicos.

En la extracción de arcilla en Europa se aseguran unas buenas condiciones de trabajo, ya que la legislación laboral regula dichas condiciones de trabajo para garantizar una tasa alta de empleo y protección social. Sin embargo, los productos cerámicos importados de otros países pueden no haberse fabricado de forma responsable, debido a que no están obligados a cumplir con la legislación laboral de la Unión Europea.

3.  Fabricación eficiente

El proceso productivo de fabricación de los productos cerámicos es muy eficiente en cuanto a recursos y energía utilizados.

El mayor de consumo de energía durante la fabricación de productos cerámicos se produce en las etapas de moldeo, secado y cocción. No hay que olvidar que la cocción es la responsable de la elevada durabilidad de los productos cerámicos.

Dado que el coste de energía supone una parte importante de los costes totales de producción (hasta el 30%), la industria cerámica siempre ha controlado muy de cerca su consumo. A menudo, las cuestiones medioambientales y económicas están vinculadas, y esto es lo que ocurre en el sector cerámico, cuya industria ha realizado fuertes inversiones para conseguir un proceso productivo energéticamente más eficiente, sin esperar a que la ley les obligara a ello.

A nivel general, en los últimos años se ha visto un cambio en la industria cerámica hacia la utilización de combustibles gaseosos, así como hacia la introducción de mejoras en la tecnología y en el control de secaderos y hornos. Esto ha dado lugar a una reducción progresiva del consumo de energía y, en consecuencia, de las emisiones. También ha aumentado el número de fabricantes que utilizan biocombustible.

 

La utilización mayoritaria de gas natural como fuente de energía ha llevado consigo que las emisiones de partículas y SO2 hayan disminuido considerablemente.

Una característica fundamental del proceso de fabricación de productos cerámicos es la eficiencia en el uso de materias primas que viene dada por el bajo consumo en agua y el escaso desperdicio de material cerámico, siendo posible reciclar o reutilizar la arcilla en cualquier etapa del proceso productivo.

Las principales mejoras en el proceso de fabricación que la industria cerámica ha introducido son:

  • Diseño mejorado en secaderos y hornos
  • Control por ordenador de los procesos de secado y cocción
  • Recuperación del calor del horno (principalmente se conduce el aire caliente procedente del horno al secadero)
  • Modificaciones del producto o innovaciones

Además, la industria cerámica contribuye al ahorro energético y a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero mediante:

  • Plantas de cogeneración de alta eficiencia. La producción simultánea de calor y energía eléctrica en plantas de cogeneración conlleva un importe ahorro de energía primaria y una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, contribuyendo al cumplimiento de los objetivos de mejora de la eficiencia energética del país.
  • Utilización de biomasa, como pasta de papel, hueso de aceituna, serrín etc., en la medida que la disponibilidad y el tipo de producto fabricado lo permiten, que contribuyen al ahorro energético en el proceso de producción, reduciendo así la dependencia de energía no renovable.

Así, la industria cerámica ha hecho un tremendo esfuerzo para mejorar la eficiencia energética del proceso productivo.

4.  Alto aislamiento térmico

El 40% de la energía consumida en Europa corresponde a la edificación. Para reducir este derroche energético, así como las emisiones de gases de efecto invernadero, las normas de edificación están experimentado cambios importantes en el ámbito relacionado con la eficiencia energética de los edificios, para adaptarlas al objetivo establecido en la Directiva 2010/31/UE de conseguir en el año 2020 Edificios de consumo Energético Casi Nulo (EECN), que son aquellos con un nivel de eficiencia energética muy alto, donde la baja energía requerida debe estar cubierta, en gran parte, por energía procedente de fuentes renovables.

Por otro lado, a lo largo de estos años, el estándar Passivhaus ha sido una hoja de ruta fiable para la construcción de casas pasivas de baja demanda energética.

Si bien en el comportamiento térmico de un edificio influyen muchos factores, el aislamiento térmico de la envolvente del edificio, incide directamente en el confort del usuario en el interior del edificio, así como en la demanda energética de calefacción y refrigeración durante la vida útil del edificio. Por lo tanto, podemos afirmar que el aislamiento, o la falta del mismo, genera un impacto económico, social y medioambiental.

Los productos cerámicos contribuyen al aislamiento térmico de la envolvente del edificio. La búsqueda de soluciones constructivas pasivas, eficientes y sin puentes térmicos, para el diseño de EECN y edificios bajo los estándares Passivhaus, promueve el uso de soluciones con materiales de elevadas prestaciones térmicas e inercia térmica, que colaboren en la estabilidad de la temperatura interior del edificio dentro de los márgenes de confort. Cabe destacar que los materiales cerámicos son habituales desde hace tiempo en las obras bioclimáticas.

Los ladrillos y bloques cerámicos son materiales muy polivalentes empleados para la construcción de muros de carga y de cerramiento, de una o de dos hojas, en todo tipo de edificios (viviendas unifamiliares y plurifamiliares, equipamientos, edificios comerciales y de oficinas, etc.).

En las soluciones de muros de una hoja, se suele suplementar el aislamiento térmico del muro, bien mediante el empleo de fachadas ventiladas sustentadas al muro o bien mediante un sistema SATE (Sistemas de aislamiento por el exterior). La colocación del aislamiento por el exterior permite aprovechar al máximo la inercia térmica de las fábricas de ladrillo.

En el caso de las soluciones de dos hojas de fábrica, el tipo constructivo empleado es el de fachada autoportante, en el que la hoja exterior de ladrillo o bloque cerámico se construye tangente al edificio, permitiendo de este modo el paso continuo de una cámara de aire (ventilada o no) y un aislamiento térmico por delante de la estructura. De este modo, se eliminan los puentes térmicos de frentes de forjados y pilares.

Tanto las fachadas de doble hoja de ladrillo autoportantes, como las de una hoja de ladrillo con sistema de aislamiento térmico por el exterior (SATE) o fachada ventilada, pueden alcanzar cualquier valor de transmitancia térmica (U) requerido variando el espesor del aislamiento.

Por otro lado, las nuevas cubiertas inclinadas de teja cerámica con fijación de las piezas en seco, presentan una microventilación entre la cobertura de la teja y el soporte, que amortigua los cambios de temperatura y mejora sustancialmente el comportamiento térmico de la cubierta, sobre todo en climas cálidos.

5.  Altas prestaciones y ambiente saludable y confortable

Los productos cerámicos de construcción tienen altas prestaciones técnicas y además, proporcionan un ambiente saludable y confortable.

El ambiente interior de la vivienda es fundamental para que el usuario sienta bienestar y los productos cerámicos contribuyen en gran medida a este respecto. Así, las viviendas construidas con productos cerámicos ofrecen al usuario un alto nivel de confort por los siguientes motivos:

  • Confort térmico
  • Inercia térmica
  • Capacidad para regular la humedad
  • Nula emisión de sustancias tóxicas
  • Alto aislamiento acústico
  • Alto nivel de seguridad en caso de incendio, inundación y robo
  • Alto nivel de adaptación inherente al diseño del edificio

Las soluciones cerámicas contribuyen al confort higrotérmico, actuando como reguladores de la temperatura y la humedad del ambiente interior de los edificios.

Además del aislamiento, la inercia térmica contribuye significativamente al confort térmico en el interior del edificio, sobre todo en verano. En verano, evita que en las horas centrales del día la temperatura en el interior del edificio se dispare, manteniendo el confort interior sin necesidad de emplear sistemas de refrigeración adicionales. En invierno, reduciendo las necesidades de calefacción y evitando el enfriamiento nocturno. En los países mediterráneos, donde el régimen de verano es bastante severo, la inercia térmica adquiere una gran importancia.

Los productos cerámicos al ser materiales densos, de mayor espesor, baja conductividad y alto calor específico presentan una elevada inercia térmica que las hace ideales para su uso en la envolvente del edificio, funcionando como acumuladores de calor, siendo capaces de absorber la energía térmica durante las horas de mayor calor y liberarla cuando baja la temperatura, reduciendo las oscilaciones térmicas a lo largo del día.

En cuanto a la capacidad para regular la humedad, la porosidad del material cerámico le permite absorber la humedad del aire cuando la humedad relativa es alta, y liberarla cuando el aire interior se vuelve más seco. Este aspecto es importante tenerlo en cuenta en las zonas húmedas de la vivienda (cocina y baños) donde es fundamental disponer de paredes con un adecuado comportamiento frente a las condiciones ambientales severas y con alta humedad, para evitar la aparición de mohos y malos olores.

Los sistemas constructivos con materiales cerámicos tienen un excelente comportamiento frente a la humedad, ya que la presencia de agua no altera sus propiedades. Además, las humedades en ellos son sencillas de detectar y de tratar con un simple secado.

Los productos cerámicos utilizados para la construcción del edificio no emiten sustancias tóxicas, como compuestos orgánicos volátiles, a la atmósfera interior del edificio. Por ello, los materiales cerámicos pueden ser considerados como el producto perfecto para que la vivienda goce de una calidad del aire interior saludable.

El aislamiento acústico es un elemento fundamental en la vivienda, ya que el ruido tiene un impacto importante en el confort interior de los edificios, especialmente en las zonas urbanas, donde el tráfico puede ser denso. El ruido perjudica la salud de los usuarios produciendo alteraciones del sueño, estrés, falta de concentración, etc., por lo que resulta necesario garantizar la calidad acústica de los edificios.

Bajo la marca Silensis se engloban todas las soluciones de paredes separadoras y tabiquería interior de ladrillo de alto aislamiento acústico. Las paredes de ladrillo Silensis permiten obtener unas altas prestaciones acústicas, ayudando a reducir la transmisión al interior de nuestra vivienda del ruido exterior procedente de la calle y los ruidos interiores generados por las conversaciones, música, televisión, etc., de los vecinos. Pero además destacan por mantener otras características inherentes a los productos cerámicos como la inercia térmica, la resistencia al fuego y la seguridad frente al intrusismo.

Igualmente, con las cubiertas de teja cerámica se garantiza el confort acústico del usuario en las plantas bajo cubierta, al evitarse los ruidos debidos al impacto de las gotas de agua de una fuerte lluvia, o los ruidos generados por las contracciones y dilataciones del material de cubierta debido a las oscilaciones térmicas, ruidos que sí se originan con otros sistemas de cubierta, como los de chapa metálica.

Así, una vivienda construida con materiales cerámicos ofrecerá excelentes prestaciones de aislamiento acústico garantizando el confort del usuario en el interior de su vivienda.

6.  Robustez y resistencia al fuego

Los productos cerámicos confieren a los edificios robustez y resistencia frente al fuego e inundaciones.

Por un lado, los productos cerámicos son incombustibles; las paredes de ladrillos y bloques cerámicos presentan una excelente resistencia al fuego y no emiten sustancias o gases tóxicos. Además, normalmente no sufren daños estructurales durante un incendio y, por lo tanto, siguen funcionando como elementos resistentes una vez que el edificio ha sido rehabilitado.

Los materiales cerámicos están clasificados en cuanto a la reacción al fuego como Euroclase A1, la máxima categoría posible para un elemento constructivo, que supone que en caso de incendio no producen llamas, ni humos, ni gases tóxicos.

Además, a lo anterior se suma que los productos cerámicos son inertes, por lo que las cubiertas cerámicas se pueden utilizar para recoger y almacenar el agua de lluvia para su posterior uso.

Por otro lado, las casas de ladrillo proporcionan una mayor estabilidad frente a catástrofes naturales, como tormentas, avalanchas y terremotos, en comparación con otros sistemas constructivos más ligeros. Las casas bien diseñadas y construidas con sistemas constructivos cerámicos pueden resistir estos impactos extraordinarios de la naturaleza y proporcionar altos niveles de seguridad frente al intrusismo.

7. Larga vida útil y poco mantenimiento

Si hay una característica que hace a los materiales cerámicos sostenibles, es su durabilidad. Los productos cerámicos tienen una propiedad única y es que embellecen con el paso del tiempo. Esto se suma a que un edificio construido con material cerámico visto tiene una vida útil que supera los 100 años. Esta larga vida útil se traduce en un ahorro económico para los propietarios de las viviendas, que no se verán obligados a pagar periódicamente por el mantenimiento de los elementos constructivos de su vivienda con productos cerámicos (fachada, cubierta, tabiquería, forjados, etc.).

En el caso de las paredes de ladrillo no visto, enfoscadas, el único mantenimiento habitual es pintarlas. Puede ser necesario hacerlo a los 30 años de ser construida, dependiendo de la localización del edificio. Y transcurridos 50 o 60 años, se tendrá que volver a realizar el revoco completo de la pared.

El trasdosado de fachada de ladrillo cerámico normalmente no requiere ningún mantenimiento o reparación durante su larga vida útil, tiene una gran durabilidad y es resistente a la contaminación ambiental.

Incluso cuando las fachadas de una sola hoja de bloque cerámico llevan aislamiento adicional por la cara exterior tipo SATE no se requiere ni mantenimiento ni reparación. Los únicos costes en los que se incurrirá serán los debidos a la renovación del aislamiento, ya que tiene una vida útil más corta que la pared de ladrillo cerámico y tiene que renovarse cada cierto tiempo, dependiendo de la ubicación del edificio y del tipo de aislamiento utilizado. La renovación del aislamiento es innecesario si el aislamiento se encuentra integrado dentro del bloque cerámico.

En el caso de las cubiertas de teja cerámica con montaje en seco, a la mejora en la eficiencia energética del edificio que produce la microventilación bajo teja, hay que sumarle los efectos positivos que tiene en el mantenimiento de la cubierta, eliminando los problemas de heladicidad y aparición de mohos en la cobertura de teja, y favoreciendo la prolongación de la vida útil del aislamiento y la impermeabilización. Asimismo, el mantenimiento de la cobertura de teja es fácil y puede programarse para que consista en inspecciones visuales y retirada de hojas y otros restos que puedan obstaculizar el flujo de agua por la pendiente de la cubierta. Se pueden reemplazar fácilmente las tejas rotas y revisar los elementos auxiliares de microventilación, para garantizar el flujo del aire bajo teja.


Imagen: Dos viviendas en Oropesa (Toledo), de Paredes Pedrosa Arquitectos

8.  Alto valor económico del edificio a lo largo del tiempo

Los productos cerámicos mantienen un alto valor económico del edificio a lo largo del tiempo, que puede transmitirse a las generaciones futuras que heredarán el edificio.

Como se ha explicado anteriormente, los productos cerámicos se caracterizan por sus altas prestaciones técnicas (aislamiento térmico, resistencia mecánica, seguridad frente a incendios, etc.), y todo ello a un precio de mercado del producto cerámico muy asequible, lo que hace que sean productos muy sostenibles también desde el punto de vista económico.

Pero más allá de sus propiedades técnicas, lo que también se refleja en el patrimonio cultural es que el aspecto estético de los materiales cerámicos no se ve deteriorado con el paso del tiempo. Así, los edificios con productos cerámicos tienen un alto valor económico y se pueden adaptar perfectamente a las necesidades de las generaciones futuras, pudiendo realizar ampliaciones o incluso modificaciones.

Imagen: Ampliación del Museo del Prado de Rafael Moneo

9.  Infinidad de soluciones creativas

Los productos cerámicos ofrecen a los diseñadores un sinfín de soluciones creativas. La versatilidad de estos materiales les permite adaptarse fácilmente a los nuevos requisitos, técnicas y métodos constructivos. El desarrollo y la mejora continua de los productos cerámicos y sus prestaciones técnicas, así como la constante introducción en el mercado de nuevos diseños, formatos y colores, los hacen perfectos para construir edificios innovadores y orientados hacia el futuro.

Los productos cerámicos confieren al edificio flexibilidad. Permiten realizar cambios tanto durante el proceso constructivo como durante toda la vida del edificio. Esto hace que los edificios se abran a nuevas necesidades y usos que puedan surgir.

10.  Conservación del patrimonio arquitectónico

Durante siglos se han construido las aldeas, pueblos y ciudades de España con ladrillos y tejas cerámicas. La versatilidad de los productos cerámicos les ha permitido adaptarse a las nuevas técnicas y métodos de construcción, a la par que se han ido mejorando sus prestaciones técnicas e introduciendo nuevos colores y formatos, ofreciendo a los arquitectos y diseñadores infinitas soluciones creativas. La innovación permite a los productos cerámicos cumplir con los requisitos de la arquitectura del siglo XXI, a la vez que ayudan a conservar el patrimonio arquitectónico.


Imagen: Rehabilitación seminario mayor Universidad Pontifícia de Comillas

11.  Reutilizables y reciclables (economía circular)

Los productos cerámicos son materiales muy inertes y estables, por lo que son altamente reciclables y se pueden reuti, para el mismo uso o para otros fines. Así, pueden tener una segunda vida después de la demolición del edificio, aumentando la sostenibilidad, al alargar el ciclo de vida de los productos.

A pesar de la larga vida de los edificios construidos con productos cerámicos, a veces dichos edificios se demuelen antes del final de su vida útil. Cuando esto ocurre los ladrillos y tejas de arcilla cocida pueden continuar su vida útil al ser reutilizados en un edificio nuevo.

Los posibles usos para el reciclaje de productos cerámicos son:

REUTILIZACIÓN COMO LADRILLOS Y TEJAS

Normalmente en el mismo proceso productivo los cascotes que se hayan podido producir por error en la fabricación se vuelven a introducir en el proceso para la fabricación de nuevos productos cerámicos, aunque dependerá de la materia prima y la mezcla.

Por otro lado, los ladrillos y las tejas cerámicas son productos que tradicionalmente vienen siendo muy solicitados después de la demolición del edificio para su colocación, ya sea bien en obra nueva o en una rehabilitación. En muchos países, la reutilización de ladrillos y tejas ha aumentado en los últimos años, ya que hay una corriente entre los constructores y proyectistas de construir edificios modernos con apariencia tradicional.


Imagen: Ningbo Museum, Wang Shu. Foto: E. Sanz

MATERIAL DE RELLENO Y ESTABILIZACIÓN DE CARRETERAS

Durante muchos años, los restos de demolición de los diferentes tipos de construcciones cerámicas y cascotes se han utilizado para el relleno y estabilización de carreteras secundarias, especialmente en áreas húmedas como pueden ser bosques y campos. Los restos de demolición y cascotes se utilizan sin triturar.

Los restos de demolición de los diferentes tipos de construcciones cerámicas, así como los productos cerámicos después de un proceso de triturado, se pueden utilizar en la construcción de carreteras como material de la capa base. Aunque los restos de demolición triturados se pueden utilizar en carreteras de tráfico ligero, no se recomienda su utilización en carreteras de tráfico pesado, debido al riesgo de deformación. Los restos de material cerámico sustituyen a materias primas, como la arena y la grava, que normalmente se usan en grandes cantidades para este fin. Los restos de demolición de los diferentes tipos de construcciones cerámicas suele contener además de arcilla, hormigón y otras materias que se obtienen de la naturaleza.

ÁRIDOS EN LOS PRODUCTOS PREFABRICADOS DE HORMIGÓN O EN EL HORMIGÓN IN SITU Y EN MORTEROS

Los restos de demolición de los diferentes tipos de construcciones cerámicas así como los productos cerámicos después de un proceso de triturado se pueden utilizar en la producción de prefabricados de hormigón o en el hormigón in situ y en morteros. Dichos restos de demolición triturados sustituyen a otras materias primas, tales como la arena, reduciendo la necesidad de extraer materiales de la tierra.

TIERRA BATIDA DE LAS PISTAS DE TENIS

La arena de las pistas de tenis se consigue triturando productos de arcilla cocida de color rojo. En función del producto cerámico triturado obtendremos diferentes calidades y colores, así la calidad de un ladrillo clinker tendrá numerosos beneficios:

  • Mejor drenaje del agua
  • Color singular
  • Mayor densidad (no se levantará con el viento)
  • No crecerá el musgo.

SUBSTRATO DE PLANTAS

Los productos cerámicos una vez triturados también se pueden utilizar para el sustrato de plantas. El material cerámico puede mezclarse con otros productos utilizados en el cuidado de las plantas, por ejemplo abono orgánico. Este sustrato se recomienda para las cubiertas verdes. Las cubiertas planas deben tener una membrana densa polimérica y por encima una capa de 10-30 cm de producto cerámico triturado.

12.  Proporcionan soluciones para edificios sostenibles

Para poder realizar la evaluación de la sostenibilidad de los edificios es imprescindible disponer de la Declaración Ambiental de Producto (DAP) de los materiales que lo componen.

Dado que las DAP son la forma más clara y rigurosa e internacionalmente aceptada para proporcionar el perfil ambiental de un producto a lo largo de su ciclo de vida, Hispalyt ha querido demostrar mediante la DAP, que los productos cerámicos utilizados en la construcción tienen un excelente comportamiento medioambiental, para lo que ha desarrollado las DAP de los diferentes productos cerámicos de todo su ciclo de vida (cuna a tumba), promoviendo así la ecoinnovación y mejora medioambiental en la fabricación de estos productos.

Para más información sobre las DAP de productos cerámicos de Hispalyt pinchad el siguiente enlace.

BOLETÍN ELECTRÓNICO

Suscríbase aquí GRATIS y reciba todos los meses en su correo electrónico el boletín de noticias de Hispalyt.

  • Exposición productos
  • Objetos BIM
  • Banner Foro 2018-2019